El equipo en baja 2009-10

Un anticipo a lo que puede suceder en la temporada que ya se empezó a jugar


La NBA es un juego de porcentajes: para que algunos jugadores mejoren, otra cantidad igual de jugadores debe empeorar. Por eso luego de presentar el equipo de los jugadores con chances de destaparse previamente esta semana, ahora llega el turno de hablar de los jugadores que probablemente vean caer su producción.
Gracias a las lesiones, un par de ejemplos son realmente obvios: Yao Ming y Leon Powe me vienen a la cabeza. Sin embargo, eso no es realmente lo que buscamos.
Voy a presentarles 16 jugadores que estuvieron activos en la jornada inaugural, y probablemente vean caer sus números respecto a lo hecho la temporada pasada.
Los sobres por favor:
Grupo I: Los jugadores de la Regla del Golpe de Suerte

En una buena temporada, puedo construir mi equipo de los Jugadores en Baja basado solamente en este grupo. Esta temporada sin embrago, hay sólo dos jugadores que responden a éste parámetro, en lugar de los seis o siete habituales. Para aquellos que no lo saben, la Regla del Golpe de Suerte aplica a cualquier jugador de 28 años o más cuyo PER salta más de tres puntos en una temporada. En promedio, su PER cae alrededor de tres puntos la siguiente temporada, con más del 90 por ciento de los jugadores sufriendo bajas de algún tipo.


Przybilla

Joel Przybilla, Blazers: Przybilla acertó el 62.5 por ciento de sus tiros la temporada pasada, fácilmente mejorando la mejor marca de su carrera (59.8); en un punto estaba acertando el 84 por ciento de sus tiros la temporada pasada. Claramente, le costará mucho mantener esos números. Un par de otros factores también lo influyen negativamente. Por empezar, Greg Oden asumió su puesto como titular. Segundo, Przybilla lideró la liga en promedio de rebotes la temporada pasada con un récord personal de 22.8. Aunque ese es un punto positivo mirando hacia atrás, no lo es mirando hacia delante; ese número, es más probable que baje que suba.
Shaquille O'Neal, Cavaliers: Dejando de lado los dos primeros partidos horribles de Cleveland, Shaq tiene varios factores en su contra. Acertó el 59.5 por ciento desde la línea la temporada pasada, su mejor marca en seis años. Y considerando cuan a menudo va a la línea, un retroceso a su promedio habitual del 50 por ciento perjudicará en grande sus números. Su porcentaje de aciertos reales fue de 62.3, también el más alto de su carrera, y saltos en ese rubro suelen volver a la tierra al año siguiente. Shaq tiene además 37 años y ya no cuenta con los expertos entrenadores de Phoenix para entrenarlo.
Grupo II: Veamos si puedes hacerlo otra vez



Salmons

John Salmons, Bulls: Hizo añicos sus mejores marcas la temporada pasada, pero sus promedios de goleo para mí lucen engañosos. Salmons acertó el 41 por ciento de sus triples y el 42.9 por ciento de sus dobles largos tras acertar sólo el 32.5 por ciento de dobles largos en sus cuatro temporadas previas. Aunque indudablemente ha mejorado su tiro, me cuesta creer que es el tirador de elite que pareció ser la temporada pasada, especialmente considerando su ejecución.
Troy Murphy, Pacers: Poca gente fuera de Indianápolis comprendió la temporada que Murphy tuvo en 2008-09: Acertó el 45 por ciento de sus triples, la tercera mejor marca de la liga, y fue el alero de poder con mejor promedio de rebotes defensivos. A los 28, fue un año decisivo para su carrera. Felicitaciones para él, pero aquí viene la parte mala: ambos números estuvieron muy por encima del nivel de su carrera y le será difícil igualarlos este año.
Jameer Nelson, Magic: El base de Orlando y líder del vestidor tiene un futuro brillante por delante, pero soy escéptico en cuanto a su tiro, más allá de lo bien que lanzó desde media distancia el año pasado. Nelson acertó el 54.5 por ciento de sus dobles largos, liderando la liga por amplio margen, y el 56 por ciento de todos sus dobles lejos del aro una categoría en la que ningún otro jugador superó el 50 por ciento. Nelson no superará el 50 por ciento en ninguna de las dos categorías esta vez, y eso afectará sin dudas sus números.


Nené

Nene Hilario, Nuggets: Saludable por primera vez en su carrera, Nené explotó con una marca del 60.4 por ciento desde la línea y lo complementó con el 72.3 por ciento desde la línea. En total su TS del 64.5 por ciento quedó tercero en la liga y fue una gran mejora respecto a las normas de su carrera, cerca de los 60. No hace falta decir que no creo que pueda mantenerlo y sospecho que sus números volverán a estar más acordes a sus promedios habituales; el jueves encestó 2 de sus 7 tiros y 3-de-8 desde la línea, dando apoyo adicional a mi teoría.
Flip Murray, Bobcats: El M.O. de Murray es básicamente lanzar cada vez que recibe el balón, y mientras pueda acertar, es algo bueno. El problema es que en toda su carrera había tenido porcentajes de TS debajo de 50& hasta la temporada pasada con Atlanta, cuando todo pareció mágicamente encajar y registró un promedio de TS de 54.3. Además hizo añicos su promedio de triples acertando el 36 por ciento desde afuera. Dudo que pueda repetir esto a los 30, especialmente tras haber cambiado de escenario en la temporada baja.
Grupo III: Los bajoneros de la segunda mitad


Siempre sospecho de los jugadores que bajan sus números después de mitad de temporada, y en cada uno de estos casos, tengo razones para preocuparme.

Harris

Devin Harris, Nets: Harris es un tremendo jugador y volvió a integrar el equipo de Estrellas, pero no estoy seguro que sea tan bueno como lo fue en la primera mitad de la temporada pasada cuando promedio casi 10 intentos de libres por juego y acertaba todo lo que tiraba. Los que más me preocupa es el castigo que recibe cuando penetra al aro: sus números cayeron dramáticamente al final de la temporada pasada debido en parte a las lesiones y se ha lastimado nuevamente en la pretemporada.
Zydrunas Ilgauskas, Cavaliers: Ilgauskas pareció envejecer en años de perro al final de la temporada pasada, particularmente en los playoffs, y sus indicadores ya estaban apuntando hacia abajo a los 34. Toma casi la mitad de los tiros internos que tomaba hace tres años y ya virtualmente casi no va a la línea. Agréguenle el hecho de que tiene que salir de la banca no es fácil calentar esos viejos huesos, razón por la cual la mayoría de los jugadores rinde mejor como titular- y sus números probablemente terminen bajando.
Tim Duncan, Spurs: Duncan terminó quinto en PER la temporada pasada a pesar de todos los problemas que tuvo con su rodilla en los últimos dos meses del año. Incluso a un fanático optimista de los Spurs le costaría pensar que podrá volver al top 5 esta temporada, dado que tendrá problemas para sumar su habitual cantidad de tapones y rebotes. Aunque tomó 16 rebotes el jueves, todos los rebotes ofensivos que Joakim Noah recogió gracias a él no son buena señal. No quiero sobre estimar las cosas creo que igualmente irá al Juego de Estrellas y será el hombre principal de los Spurs en muchos momentos- pero espero menos dominio del que estuvimos acostumbrados en las últimas temporadas.
Grupo IV: Todo lo que sube tiene que bajar



Terry

Jason Terry, Mavs: Un base pequeño y veloz, a los 32 años, que viene de una temporada en la que anotó dramáticamente más a menudo que en el resto de su carrera, tiene todo para dar un paso atrás. Terry promedió 23.7 puntos cada 40 minutos la temporada pasada; su promedio en las tres temporadas previas fue de 19. Además acertó el 48.8 por ciento de sus dobles largos, otro número que seguramente bajará este año la mayoría de los jugadores, incluso los bases que tiran lindo, andan por el 40 por ciento en esa categoría.
LeBron James, Cavs: Entiendan que James podría ganar el premio al JMV esta temporada y de todos modos registrar números peores a los que sumó en 2008-09. Así de bien jugó la temporada, por eso la única dirección en la que puede ir es hacia abajo. La temporada pasada fue una de las mejores temporadas registradas por cualquier jugador de la historia; en la era post fusión sólo Michael Jordan registró un PER mejor que el 31.76 de James y Su Majestad apenas lo superó.
Por eso, es muy probable que el rendimiento de James caiga un poco. Otro factor que apunta en esa dirección mi investigación indica que los aleros grandes tienden a tener su pico temprano. James es quizás el alero más grande que hemos visto en la liga y aunque sólo tiene 24 años, ya ha acumulado muchas millas en su cuerpo en sus primeras seis temporadas.
Grupo V: Demasiado grandes para encajar

Estos muchachos no encajan necesariamente en las otras categorías, pero están cerca de los 30 años y serán bastante presionados para igualar los rendimientos que tuvieron la temporada pasada.

McDyess

Antonio McDyess, Spurs: McDyess fue un monstruo absoluto en la segunda mitad de la temporada pasada, y quizás lo único positivo en un equipo de Detroit que no iba a ningún lado. Sin embargo, dos factores juegan contra él esta temporada. Primero, tuvo un rendimiento tremendo en los tableros la temporada pasada, con un ratio de rebotes de 19.3. Jugando al lado de Tim Duncan, sin dudas cederá buena parte de esos rebotes.
Segundo, se ha convertido casi exclusivamente un tirador de media distancia, tomando una mayor cantidad de tiros en salto de esa distancia que cualquier otro jugador en la liga la temporada pasada. Tiro extremadamente bien para esa distancia, acertando el 47.4 por ciento la cuarta mejor marca de la liga. Sin embargo, le va a costar mucho mantener esa precisión. Como resultado, tanto sus rebotes como su promedio de goleo es probable que bajen.
Stephen Jackson, Warriors: Incluso antes de todas las demandas de canje, Jackson era candidato a declinar: tiene 31 años viene de registrar el mejor PER de su carrera y está en un equipo que es poco funcional. De todas formas, lo que pone realmente en jaque sus números es un potencial canje a otro equipo. Los promedios de Jackson lucen superficialmente notables porque jugó casi 40 minutos por partido en el equipo más rápido de la liga; si se va a cualquier otro lado, va a necesitar aire de helio para sostener sus inflados números.
Mike Bibby, Hawks: Elijan un indicador, cualquier indicador: Bibby tiene 31, los Hawks lo adquirieron dos jugadores que pueden jugar en su posición, tuvo su mejor marca de dobles en cinco años, y sólo dos jugadores tiraron bajo el aro menos a menudo en 2008-09. Se ha convertido en un especialista, básicamente, en triples y en mantenerse apartado, y le costará igualar su producción incluso aunque siga acertando triples.