La peligrosidad de exponer la piel a los rayos ultravioletas del sol sin protección, también llegó al mundo subacuático, ya que el cáncer en estas especies que habitan la Gran Barrera de coral, se dio por la radiación ultravioleta debido al agujero de ozono.






La acción del hombre en el ecosistema mundial cada vez tiene más y peores consecuencias. Ahora, la desafortunada e inesperada sorpresa se encontró en Australia, donde científicos encontraron peces con cáncer de piel por primera vez.

La peligrosidad de exponer la piel a los rayos ultravioletas del sol sin protección, también llegó al mundo subacuático, ya que el cáncer en estas especies que habitan la Gran Barrera de coral, se dio por la radiación ultravioleta debido al agujero de ozono.

El 15% de la trucha de coral australiana tiene lesiones cancerosas en sus escamas. El país oceánico posee el mayor agujero en la capa de ozono y las previsiones apuntan que a 2 de cada 3 australianos se les diagnosticará cáncer de piel antes de los 70 años, la tasa más alta del mundo.

El descubrimiento lo hicieron científicos del Instituto Australiano de Ciencia Marina que se encontraban en el lugar realizando una investigación sobre las presas de los tiburones, cuando percibieron extrañas manchas oscuras en los peces.

A pesar de que las primeras hipótesis llevaban a pensar en una enfermedad infecciosa, las pruebas en el laboratorio confirmaron malformaciones tumorales. Aparte de las lesiones de la piel, los peces que fueron capturados por los investigadores no mostraron ningún signo de enfermedad.